Para conseguir la mejor captación de luz y obtener la máxima productividad de los paneles solares es importante que se encuentren bien orientados y con el grado de inclinación más adecuado. Hoy hablamos sobre las estructuras inclinadas.

Las estructuras inclinadas se utilizan para fijar los módulos fotovoltaicos sobre una superficie horizontal o con inclinación mínima. De esta forma, al usar una estructura que ya tiene inclinación, se proporciona a los módulos una inclinación igual a la suma del ángulo del triángulo (estandarizado entre 15° y 35° en intervalos de 5°) más la inclinación de la superficie.

Los módulos se fijan a los perfiles mediante las fijaciones laterales y centrales, a su vez estos perfiles a los triángulos mediante tornillería especial incluida. Según la superficie de cubierta los triángulos se fijan a la misma directamente o sobre el perfil PH más la fijación FL115. Según la constitución de la cubierta (teja, chapa sándwich, chapa corrugada, chapa simple, etc.) se utilizará la tornillería apropiada.

Cómo determinar la inclinación

Para determinar la inclinación de los paneles fotovoltaicos, en primer lugar es necesario conocer en que época del año va a haber más consumo eléctrico. No siempre el mayor consumo tendrá relación con la temporada con menos horas de sol.

Por ejemplo, puede darse el caso de que en verano se deba conectar la depuradora de la piscina, además de que los frigoríficos y congeladores van a necesitar trabajar más tiempo. En este caso concreto, se deberán colocar las placas solares en un grado de inclinación que optimice el rendimiento los meses de verano. Si bien a priori sin el conocimiento de los consumos, se hubiese partido de la inclinación de invierno al tratarse de una instalación de uso diario todo el año.

En el caso de que los consumos sean estables durante todo el año o bien más acentuados en los periodos invernales, se deberá utilizar la inclinación más adecuada para el mes de diciembre. Diciembre es el mes en el cual la circunferencia del sol en el cielo es más pequeña ya que este se encuentra a mayor cercanía de nosotros. Esto significa un menor número de horas de sol al cabo del día. Además durante esta época del año el sol incide de forma indirecta no perpendicular a diferencia del verano.

El grado de inclinación recomendada para invierno corresponderá con la latitud del lugar más 18 grados. Así pues, en la ciudad de Valencia cuya latitud es de 39 grados, en invierno se deberán colocar los paneles a una inclinación de 57 grados. Mientras que para uso de la instalación en las temporadas de verano se deberá inclinar a un ángulo igual a la latitud del lugar menos 18 grados. Partiendo del ejemplo anterior de Valencia, en verano los grados de inclinación óptimos en este caso serían de 21 grados.

En Sun Support estamos especializados en la realización del diseño, fabricación e instalación de los soportes para módulos FV, ya sean de ??????????? ??????????, ?????????? o fijadas sobre suelo.


¿Tienes alguna duda sobre este blog o sobre los servicios que ofrecemos? Escríbenos


    He leído y acepto la política de privacidad